Novedades Volver a la Home

Una entrevista prohibida

Prohibited book

PROHIBITED BOOK, de Luis Royo

Portada Su título ya dice mucho de las intenciones del autor. ¿Qué hay más provocador que lo prohibido, que lo que no está permitido? Prohibited Book, el nuevo trabajo de Luis Royo, es un punto y aparte en la bibliografía de este genial ilustrador, que ha querido apartarse un poco de su trayectoria para sorprendernos con un libro de tono sexual, totalmente desprovisto de adornos, con el que busca el encuentro casi carnal con el lector.

Él mismo define sus intenciones: "Con cada libro busco un nuevo camino con nuevos planteamientos. El libro anterior ha sido Dreams, que es una recopilación de trabajos en torno a los géneros, casi más un reto de capacidad de situación al enfrentarte a los diferentes géneros, cada uno con sus claves, sus tonalidades, su mensaje... Prohibited Book es todo lo contrario, es sumergirte en el mundo del erotismo hasta el fondo e intentar desmenuzarlo desnudándote de todas las claves. Desnudo de colorido de la paleta, desnudo de puritanismo... Así como en los anteriores trabajos cada imagen es una pequeña historia, un cuento del inconsciente, en este caso muchas veces he ido a buscar únicamente un encuentro plástico, el sexo y su mensaje puro, sin adornos."

Prohibited Book no sólo es diferente por su contenido y sus pretensiones, sino también por su formato. Luis Royo ha preferido en esta ocasión dejar de lado el formato grande del álbum y se ha decantado por el tamaño del comic book americano en tapa dura. El resultado es una edición manejable y de gran elegancia, que ayuda además a diferenciar Prohibited Book del resto de la producción del autor. El libro constará de 32 páginas a color, y en su elaboración ha colaborado el hijo de Royo, Rómulo, realizando el diseño gráfico y aportando una serie de cuadros que han complementado el trabajo de su padre.

Pero esta nueva propuesta de Royo contiene más sorpresas, que nos desvela él mismo: "Prohibited Book es un proyecto de trilogía. En el primer libro me he recreado en la gama interminable de los marrones, es la búsqueda de un erotismo desnudo de muletillas, paseando por sus diferentes ángulos en actos, como si fuera una obra de teatro, con la envoltura de los tejidos arrugados, descubriendo el erotismo como si levantaras las sábanas. El segundo está pensado en tonos fríos, grises verdosos y azulados, para fundir sexo y metales (luces frías, pieles pálidas y máquinas), un sexo partiendo de lo frío, que no es lo habitual. El tercero irá apoyado en los dorados, de sexo y atmósferas, jugando con el difuminado, para vivir el erotismo bajo la luz de la vela, como recuperando deseos perdidos."

La primera entrega de Prohibited Book tiene prevista su salida en el mes de noviembre, y la segunda aparecerá seguramente en el mismo mes del año 2.000.

Haz clic para ampliar las siguientes imagenes del libro

Portada Imagen 1 Imagen 2 Imagen 3
Portada Imagen 1 Imagen2 Imagen 3

 

UNA ENTREVISTA PROHIBIDA

Es casi obligado empezar una entrevista preguntando por qué o cómo te decidiste a coger el camino de los pinceles.

Siempre he contestado a esto diciendo que se trata de la típica historia del niño que se pasa el tiempo dibujando y ensuciando papeles. Quizás debería agregar que era muy tímido y no muy dado a tener relaciones con otros niños; vamos, que siempre he vivido bastante aislado. Dibujar era una manera de vivir mis fantasías. Llega un momento que es toda una obsesión, y conforme vas creciendo te relacionas con gente a la que le interesa el mismo tema. Más tarde se convierte en tu profesión y más que eso, es prácticamente tu vida.

¿Dónde te sitúas dentro del gran abanico de la plástica? ¿Cómo definirías lo que se suele llamar ilustración de fantasía?

La plástica está y siempre ha estado en continuo movimiento. Llevamos prácticamente ya cien años donde la búsqueda ha estado muy ligada a la parte racional del hombre, con excepciones muy brillantes, como podría ser el surrealismo. Pero en su gran mayoría han sido ideas conceptuales las que han dominado.

Como siempre pasa, una rama se desvía prácticamente ciento ochenta grados y se escapa por la puerta falsa. A eso lo han llamado "Fantasy", y se ha agarrado para sobrevivir a la ilustración, o mejor diría yo a la industria. Necesitaba un soporte económico (como lo han necesitado siempre todas las artes) y la cultura oficial está últimamente pendiente de esa pintura racional con ese término muy entrecomillado de "abstracto".

Entonces, ¿estamos en un momento de cambio?

Si, pero no hay que olvidar que el entrecomillado "abstracto", ese gran cajón donde meteríamos a minimalistas, conceptuales, nuevo expresionismo etc., ha enriquecido la plástica y al hombre enormemente, quiero decir que yo admiro, cómo no, a Mondrian y a Tàpies y a cientos más, pero ha llegado el momento, como también ha pasado siempre que los nuevos valores dejan de sorprendernos y hoy se vuelve la mirada a la figuración, sólo hay que ver cómo se acepta hoy la pintura de Antonio López.

¿Asistimos pues a una vuelta a la figuración, donde también entraría el llamado FANTASTIC ART?

Dentro de toda esta corriente de vuelta a la "figuración", también muy entrecomillada, hay muchos caminos, algunos de ellos equivocados. Últimamente se vuelven a ver bodegones, hiperrealismo de los años sesenta, un realismo poco comprometido y otras cosas que tampoco te ofrecen nada nuevo. Sin embargo, en lo que han dado en llamar Fantasy volvemos a encontrarnos con esa creatividad típica del hombre (citaría muchos autores que se incluyen en este apartado). Para mí es un terreno donde me encuentro bien, es el lugar ideal para los sueños.

Lo he comentado otras veces, la vieja definición de imagen al servicio de un texto ha perdido actualmente su sentido. Hoy en día, en muchas ocasiones, la imagen funciona en el mundo de la comunicación por sí sola y se sitúa en soportes en solitario. El mensaje es ella misma. Creo que lo que llamamos Fantasy ha aprovechado bien el camino industrial y de comunicación necesaria para subsistir. Se ha adaptado bien al fin del milenio que nos toca vivir, yéndose a soportes de portadas de libros, revistas, juegos de ordenador, Internet y muchos más. Ha ido a buscar espectadores, está viva.

¿Quieres decir que el resto del arte plástico ha muerto?

No, tampoco es eso, pero sí, como he comentado antes, gran parte está dando vueltas sobre sí mismo, se repite, lo que fue una ruptura muchas veces ha perdido sus intenciones provocadoras hacia la sociedad, se ha convertido en la cultura oficial y hoy queda bien colgado en los despachos.

¿En tu caso cuál es la búsqueda?

Es complicado, para mí hay dos momentos o dos intenciones. En el primero lo único que importa está entre lo que estás haciendo y tú mismo, es como una conversación intima, un reto a ti mismo. Intento que cada obra lleve mucha parte intuitiva y por lo tanto conforme se va realizando es un diálogo continuo. Luego hay otra parte que es el deseo de comunicación, en el que quiero encontrar al espectador, hablar con él por medio de mi imagen. Podría resumirlo como intentar compartir sueños por medio de mis obras. Pero luego cada imagen tiene su propia búsqueda.

En tu último libro, Prohibited Book, ¿cuál ha sido la búsqueda, o qué intentas comunicar?

Con cada libro busco un nuevo camino con nuevos planteamientos. El libro anterior ha sido Dreams, que es una recopilación de trabajos en torno a los géneros, casi más un reto de capacidad de situación al enfrentarte a los diferentes géneros, cada uno con sus claves, sus tonalidades y su mensaje.

Prohibited es todo lo contrario, es sumergirte en el mundo del erotismo hasta el fondo e intentar desmenuzarlo desnudándote de todas las claves. Desnudando la paleta de colorido, desnudo de puritanismo. Así como en los anteriores trabajos cada imagen es una pequeña historia, un cuento del inconsciente, en este caso muchas veces he ido a buscar únicamente un encuentro plástico, el sexo y su mensaje puro, sin adornos. Es muy largo de contar todo esto con palabras, quizás lo resumiría con lo que he dicho antes: la intención primera ha sido desnudar, desnudar incluso mis propios sueños para compartirlos con el espectador frente a frente, los dos en pelotas, con los pensamientos y deseos más oscuros encima de la mesa.

¿Y cómo crees que será recibido este cambio en tu trabajo?

En todos los libros anteriores he intentado hacer los mismo, cambiar con respecto al anterior, y siempre he esperado los resultados con pánico. El primero, "Women", es un libro con colores brillantes, luces y atmósferas limpias. La belleza y la feminidad que intenté plasmar es atlética, sana, heroica. Los mundos, en gran parte de ciencia ficción, son limpios, tecnológicos. Cuando me planteé el siguiente, "Malefic", prescindí de lo anterior, repasé la pintura tenebrista y me fui al claroscuro, a imágenes mucho más siniestras, me recreé más en una época entre medieval y fantástica, en una belleza esquiva, y tuve miedo a cómo se recibiría este cambio, pero se aceptó muy bien. En mi pequeña lucha conmigo mismo, y cuando se me propuso hacer un nuevo libro, me planteé un nuevo giro, y en "Secrets" me refugié en las atmósferas, las nieblas, en un canon de belleza más adolescente y suave en contraste con la Bestia y el paisaje amenazador. Olvidé casi por completo la ciencia ficción, que era por lo que más se conocía mi trabajo, exprimí mas mis pesadillas infantiles, me documenté en los conocimientos herméticos y esperé otra vez los resultados temblando. De nuevo me encontré con que podía conectar mis sueños con los de los demás, y volví a dar otro giro. Cuando ya casi había olvidado la ciencia ficción, comencé el trabajo de "III Millennium", eliminé muchos colores de la paleta, recogí el tema de la obsesión catastrófica del hombre cada fin de milenio y retomé la ciencia ficción, pero mirándola desde otra óptica. La fundí con elementos de nuestra sociedad: la publicidad, las vacaciones, el automóvil, etc., buscando choques plásticos. En otros casos realicé las ilustraciones usando conceptos apocalípticos clásicos con el tema de ángeles y demonios. Luego se publicó "Dreams", que también es otro cambio, como he dicho antes, un libro apoyado en los géneros y sus diferentes cánones al realizar una imagen.

¿Por qué toda esta obsesión por los cambios?

Se trata de encontrarte siempre con un nuevo reto frente a la superficie en blanco. Creo que es muy importante sentir la duda, notar ese vacío en las tripas que de alguna manera te hace vibrar en cada trabajo. Es fundamental no entrar en la rutina para que lo que estás haciendo esté vivo. Estoy seguro de que eso lo percibe el espectador.

Para acabar, ¿podrías hablarnos de tus proyectos?

Estoy muy ilusionado con la creación de un personaje femenino llamdo "Malefic". Es un personaje que aparece en alguna imagen del libro Malefic, y también en Secrets. Fue creado en el 92, y con el tiempo ha ido cobrando forma, se ha ido enriqueciendo con apuntes y dibujos sobre su mundo. También he estudiado el interior psicológico del personaje. Ha aparecido una figura de él y en estos momentos estoy pendiente de que pase al mundo del cómic, o incluso al cine.

PPor otro lado Prohibited es un proyecto de trilogía. El primer libro, que aparece ahora, está recreado en la gama interminable de los marrones, es la búsqueda de un erotismo desnudo de muletillas, paseando por sus diferentes ángulos en actos, como si fuera una obra de teatro, con la envoltura de los tejidos arrugados, descubriendo el erotismo como si levantaras las sábanas. El segundo está pensado en tonos fríos, grises verdosos y azulados, y pretendo fundir sexo y metales (luces frías, pieles pálidas y máquinas), un sexo partiendo de lo frio, que no es lo habitual. El tercero irá apoyado en los dorados, de sexo y atmósferas, jugando con el difuminado, para vivir el erotismo bajo luz de vela, como recuperando deseos perdidos.

También empiezo a tener por los cajones apuntes sobre otro próximo libro, buscando un espacio y un tiempo muy indefinido, en el que quiero intentar plasmar un mundo nuevo apoyado en los elementos invisibles pero realizables por su movimiento, sus estelas, jugar con la gravedad, dar un giro a la estética de los personajes que aparezcan, y encontrar otra manera de plasmar la belleza... resumiéndolo muy burdamente, sería buscar lo intangible y desearlo.

Entre medio saldrá "Puff of Devils", un librito de lápices y apuntes en torno al tema de la Bella y la Bestia que me fascina y me ha acompañado a lo largo de todos estos años de trabajo y aparece en todos mis libros.

Bueno, que los días se me hacen cortos. Me gustaría cambiar el tic-tac de los relojes y hacer que su ritmo se ralentizara... aunque creo que esto nos pasa a muchos.